Ep. 1 El Solo

Los objetos nacen de formas diversas. Algunas ideas se plantan en nuestra mente con claridad y utilizan nuestras manos como vehículo para su materialización. Hay otras tantas que se tardan, nos trasnochan, mutan y se transforman en el camino. Algunas se quedan en el papel y nunca llegan a ver la luz. Este mes hace dos años nació un objeto Folies que se ha convertido en uno de nuestros favoritos y también el de nuestros clientes: la mesa Solo. Hoy queremos contarles la historia de su concepción.

En Mayo del 2020, Eugenia fue contactada por el equipo de Glenfiddich, el prestigioso fabricante de whiskey escoces, para proponerle un reto: diseñar un objeto inspirado en esta mítica bebida y en la marca que lleva más de 100 años perfeccionando su proceso de fabricación. Con este reto entre las manos Eugenia se dispuso a expandir un poco el conocimiento que tenía sobre la bebida y el sello, y, sin esperarlo, descubrió un universo sorprendente lleno de potenciales fuentes de inspiración.

En primer lugar, se encontró con un proceso de fabricación artesanal fascinante ejecutado con maestría y del cual hacen parte fundamental dos materiales: el cobre, del que están hechos los alambiques para su destilación, y el roble de las barricas en las que la bebida pasa años madurando y adquiriendo su sabor dulce amaderado antes de ser comercializada. Metal y madera fueron entonces el punto de partida para desarrollar este objeto.

Ahora bien, inspirada en el ritual que envuelve el acto de tomarse un trago de whiskey al final del día, Eugenia tomó el metal y la madera y los llevó al torno para configurar un objeto que acompañara este momento tan especial. El resultado: una mesa auxiliar de uso personal, fácil de llevar a cualquier rincón de la casa para hacer una pausa y disfrutar de un instante a solas saboreando las notas que se esconden bajo el primer trago de la bebida favorita de muchos.

El cobre fue sustituído por bronce siendo este una aleación de mayor dureza y resistencia, características necesarias para fabricar los herrajes que permiten el ensamble de la mesa. Su color dorado y su particular brillo, contrastan con el color caramelo y las betas del Flormorado, la madera de la cual está hecho su cuerpo.

Dos años después, gracias a la sensibilidad y visión de Eugenia, el Solo habita en muchos hogares de nuestros clientes y cumple con una de las misiones más grandes que tienen los objetos Folies: hacer de los momentos cotidianos, experiencias memorables.

Conoce esta historia narrada por el equipo de Glenfiddich: https://www.youtube.com/watch?v=Wmf8p7Lfi1A

Compártelo en redes sociales

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email